La primera vez en Airbnb

 

Como todas las primeras veces, nos ponemos nerviosos, no sabemos muy bien lo que nos espera y si estaremos a la altura.

Tanto la primera vez para un huésped como para un anfitrión es todo una experiencia.  Vamos a ver la experiencia para cada parte:

 

Para los huéspedes

Lo primero de todo es decidir que tipo de experiencia estamos buscando, tened en cuenta que si escogemos una habitación tendremos que vivir con el dueño de la casa, desde mi experiencia (he estado en mas de 20 casas distintas viviendo con el anfitrión) la experiencia fue muy buena en 18 y  regular en las 2 restantes, porque el anfitrión era bastante dejado. Esta opción es muy interesante sobre todo si viajas solo para conocer a gente local y vivir su cultura de primera mano.

La otra opción es alquilar una casa entera para ti, en este caso es mejor para que puedas ir a tu aire con mayor comodidad.

En cualquiera de las opciones tendremos que ser muy finos al escoger nuestro alojamiento para escoger lo que estamos buscando exactamente y sobre todo no llevarnos sorpresas.  Normalmente con que nos fijemos en las opiniones, en la descripción y por su puesto en las fotos, es suficiente.

Consejo: tened en cuenta que muchas fotos las hacen profesionales y utilizan un angular para que el piso parezca mas grande de lo que en realidad es, fijaos en los metros que pone en la descripción para no confundirnos.

El momento clave

Una vez decidido el piso que queremos, llega el momento de hacer la solicitud, es mejor que detallemos todo sobre nuestro viaje (la llegada, cuantos seréis, la salida…) para que este todo claro.

Cuando recibimos la confirmación ya solo falta esperar a que llegue el día señalado. Es entonces cuando realmente  se vivie la experiencia de Airbnb ¿Será como en las fotos? ¿el anfitrion es majo? ¿me gustará?

Por lo general, la experiencia siempre es buena, pero bueno en este mundo hay de todo.

 

Para los anfitriones

Una vez publicado el anuncio toca esperar a recibir la primera consulta o reserva, a veces llega muy rápido y otras veces tarda mas o no llega nunca (en tal caso habría que bajar el precio o ver que ocurre)

Como siempre, cuando menos te lo esperes llega la primera consulta, hay que procurar responder rápido, para que no reserven otro piso y para caerle bien a Airbnb. Si no lo comunican los anfitriones hay que preguntar la hora de llegada y preguntar por las personas que vienen, a veces vienen con niños y no los ponen como huéspedes.

Esta todo hecho y la reserva acepta, ahora solo falta dejar la casa impoluta y preparada.

 

Consejos para la bienvenida

Ademas de lo evidente de dejar la casa preparada, con la cama lista con sabanas nuevas, toallas en el baño, productos básicos… Os vamos a dar un par de consejos que marcarán la diferencia como buenos anfitriones:

  1. Recibirles personalmente en el portal, sobre todo en casas complicadas, es un detalle que se agradece.
  2. No te limites a darles las llaves sin mas, enséñales la casa, como funciona todo, las peculiaridades, puedes hablarles de la historia del edificio (si la tiene), del barrio y sobre todo recomendaciones de la zona (supermercados, bares, lugares de interés…)
  3. Déjales un paquete de bienvenida con algo de comer, eso siempre se agradece. En Gaspadar en función de la hora que lleguen y del tiempo que dure su estancia, dejamos siempre detalles para el desayuno y a veces vino, jamón, queso…
  4. Una carta de instrucciones de la casa es fundamental, aunque lo expliques inicialmente, después se olvidan. Procura que en la carta este el nombre del wifi y la clave, que es un rollo darle la vuelta al router.
  5. Importantisimo es decirles donde tienen que dejar las llaves cuando se marchen, después no hay quien las encuentre 🙂

En Gaspadar, por supuesto hacemos alguna cosa mas, pero no os vamos a contar todos nuestros secretos.

Gaspadar es un equipo de pingüinos que ayuda a anfitriones de Airbnb en lo que necesiten

Expertos en gestión completa de pisos en Airbnb